¿Cómo detectar si tengo depresión?

Como saber si tienes depresión

Actualmente hay mucha gente que usa el término de “depresión” sin saber exactamente las connotaciones que ello conlleva. De manera coloquial se dice que una persona está “depre” cuando se encuentra pasando por un mal momento vital, como por ejemplo cuando a alguien le han despedido de su trabajo o cuando se está pasando por la etapa de superación de un duelo.

La depresión es una enfermedad que afecta al estado de ánimo y tiene un gran impacto en la persona que lo padece. Es cierto que existen muchas diferencias entre las personas que pueden sufrir los síntomas de un trastorno depresivo, pero si se pueden clasificar una serie de aspectos comunes a todos ellos.

La desesperanza, la culpa, la tristeza, el vacío y la infelicidad son síntomas muy destacables en todas las personas que sufren de depresión. Estas señales pueden estar de forma transitoria en una persona, y con el adecuado tratamiento, no volver a manifestarse. Pero también pueden dejarse ver de forma permanente, y puede llegar a provocar graves problemas en la vida de las personas.

Cada vez se encuentran más casos de depresión en las consultas de salud mental, ya que su incidencia ha estado en ascendencia en los últimos años.

Síntomas de depresión

L a depresión puede provocar gran variedad de síntomas y manifestarse en diferentes aspectos, como pueden ser el cognitivo y emocional, entre otros. Los principales síntomas son:

  • Sentimientos de inutilidad y de culpa.
  • Pérdida de interés por actividades que resultaban agradables y aportaban gratificación (anteponía).
  • Pensamientos muy negativos y catastrofistas de uno mismo, del mundo, de la gente y de la vida en general.
  • Baja autoestima.
  • Alteraciones en el sueño, tanto por exceso como  por defecto.
  • Alteraciones en la alimentación y en el apetito, por exceso y/o por defecto.
  • Desesperanza y vacío permanente.
  • Gran tristeza e irritabilidad de forma constante y prolongada.
  • Ideas relacionadas con el suicidio, en los casos más graves.
  • Disminución en general de aspectos relacionados con lo cognitivo, como pueden ser la memoria y la atención.
  • Otro de los indicadores que se asocian a la depresión es la pérdida de interés por cosas que resultaban agradables anteriormente. A la persona con trastorno depresivo ya no le apetece realizar las actividades con las que antes disfrutaba o por las que sentía motivación.

¿Cuánto tiempo tengo que sentirme triste para tener depresión?

Es totalmente normal sentirse triste y apagado emocionalmente ante ciertos acontecimientos. Pero estos sentimientos pueden derivar en una forma permanente, si la persona que los siente no sabe gestionarlo de manera correcta o no se plantea recurrir a una ayuda profesional.

La respuesta de sentirse triste es considerada como innata del ser humano, algo muy común y generalizado en el ser humano ante un impacto fuerte de tipo emocional, como la pérdida de un ser querido o una ruptura, pero se puede convertir en algo patológico, si su intensidad y duración aumentan considerablemente.

Hay aspectos que pueden influir en los síntomas depresivos, mejorándolos o empeorándolos, como los aspectos de personalidad, la red de apoyo y el ambiente que rodea a la persona.

Una de las emociones más presentes y vinculadas a la depresión es la tristeza, la cual tiene una función adaptativa, pero conviene tener cuidado y no dejar que esas señales se prolonguen demasiado porque pueden llegar a dominar a la persona y adoptar el control sobre esta, dejándola indefensa.

¿Qué causa la depresión?

La depresión está causada por diferentes factores. La salud física, la genética, el ambiente y todo lo que ofrece la perspectiva psicosocial, condicionan la aparición o no de un trastorno de depresión.

El estado de salud físico se relaciona mucho con trastornos mentales, y por tanto, dentro de ellos se encuentra el trastorno depresivo. Enfermedades de tipo crónicas suelen ser la antesala de unos síntomas depresivos, y si no se frenan adecuadamente pueden llegar a convertirse en un trastorno del estado de ánimo. Así mismo, del mismo modo, una sintomatología intensa de depresión es capaz de generar una enfermedad física de tipo crónica, si existen otros factores determinantes previos genéticamente.

Los factores psicosociales pueden llegar a generar situaciones difíciles de manejar, y con ellas consecuencias emocionales muy negativas en la persona. Rupturas de pareja, accidentes, enfermedades, y en general aspectos negativos en los que nos podemos ver tanto nosotros como nuestros seres queridos afectados. Por ello son muchas las circunstancias a nuestro alrededor que pueden dar lugar a síntomas depresivos.

El aspecto genético también es muy importante y cuenta en gran medida para que se dé un trastorno de depresión o no. Tener antecedentes familiares que hayan sufrido no solamente  depresión sino cualquier tipo de enfermedad clasificada dentro  de salud mental, otorga  a la persona más posibilidades de padecer estos síntomas y de que se instauren en ella de forma peligrosa.

Hay que destacar, que ninguno de los aspectos mencionados anteriormente son determinantes para provocar la enfermedad, pero si influyen en gran medida para que ésta tenga lugar.

¿Qué hago si noto que estoy teniendo estos síntomas?

La depresión puede llegar a causar un malestar muy intenso en la persona que lo sufre, un continuo sentimiento de irritabilidad intenso que puede afectar mucho a la calidad de vida de la persona. Si notas que estás pasando por un momento similar al que describimos en este artículo, busca ayuda profesional cuanto  antes, un psicólogo te ayudará a superar ese periodo y a encontrarte mejor.

El tratamiento psicológico más usado es el que incide en el aspecto cognitivo y conductual. Por un lado, a nivel cognitivo, se debe romper con la tendencia de caer en ver en mayor medida solo lo negro y negativo, y saber ver también los aspectos positivos que existen en nuestro alrededor. Y por otro lado, en lo que se refiere a lo conductual, debemos luchar con la apatía y la desgana intentando mantenerse activo y cuidarse, creando rutinas y enfocándose en la realización de actividades que proporcionen satisfacción.

El ámbito psicofarmacológico es también importante dependiendo de la gravedad de los síntomas, y de cómo la persona los afronte. Es otra ayuda más, de forma temporal, a que la persona pueda avanzar y progresar para minimizar lo máximo posible los síntomas tan desagradables que puede provocar una depresión. Seguido y supervisado por psiquiatría, se optará por la medicación más apropiada en cada caso.

Este trastorno suele incidir más en las mujeres que en los hombres. Situaciones como estar en desempleo, enfermedades físicas, adicciones, consumo de alcohol y tabaco, entre otras, pueden hacer que se facilite la aparición de la depresión. En niños y adolescentes cada vez se están dando más casos, por eso, hay que tener especial cuidado con ellos y mantenerse alerta ante las posibles señales, para poder actuar cuanto antes.

La prevención, como siempre, es la mejor manera de atajar este problema. Si crees que puedes estar necesitando ayuda profesional o piensas que alguien de tu entorno cercano lo necesita, no dudes en ponerte a ello, y contacta con nosotros.

Ángeles Mérida Psicóloga

Licenciada en psicología por la Universidad de Málaga y amplia experiencia profesional. Especializada en terapia de parejas y otras áreas de psicología para adultos, niños y adolescentes. Número de colegiada AO10397.

Doctoralia | LinkedIN