Limerencia: Qué es, cuáles son sus síntomas y cómo superarla

Limerencia

El amor es un sentimiento hermoso, rodeado de momentos únicos y memorables en la vida de quienes lo experimentan. Pero, en algunas ocasiones, este puede convertirse en una enfermedad que acabe con la vida de quienes no sean correspondidos. Soy Ángeles Mérida y quiero hablarte de qué es limerencia, cuáles son sus síntomas y cómo se debe tratar, ya que en mis consultas psicológicas son más los pacientes que lleguen con esta enfermedad.

¿Qué es limerencia?

La limerencia es un deseo obsesivo de ser correspondido por esa persona amada que genera fascinación, excitación y euforia de forma involuntaria en una persona.

Es, en tras palabras, un estado emocional que no se puede controlar y que crea una necesidad obsesiva de reciprocidad amorosa por parte de quien se ama.

10 síntomas de la limerencia

¿Crees que padeces limerencia? ¿Conoces a alguien obsesionado con otra persona? Analicemos los síntomas de la limerencia para detectar su posible existencia.

Pensamientos constantes hacia el ser amado

Son pensamientos que conducen al objeto amado, bien sea un lugar, un acontecimiento o algún momento conduce al ser amado.

Estos pensamientos son obsesivos y buscan descubrir si la persona te ama con la misma intensidad que tú.

Miedo al rechazo

Al pensar en el rechazo que se puede tener del objeto amado, se experimenta una ansiedad descontrolada con taquicardia, hiperventilación, temblores, mareos, etc.

Ante esta situación, es muy recomendable conocer consejos para calmar la ansiedad.

Conductas compulsivas

Y, claro, la ansiedad se exterioriza con palabras. En estos casos, la persona con limerencia comienza a preguntarle al ser amado sobre sus sentimientos, escribe mensajes buscando la comprobación de ese amor o le pregunta a todos qué opinan de su relación.

Euforia cuando se observan señales de atención, sean estas reales o no

Esto lo vive cualquier persona en la fase de enamoramiento, pero en grados normales.

Pero, quien padece de limerencia distorsiona de manera exagerada cualquier gesto, a veces inexistente, de que la otra persona está interesada.

De hecho, se autoconvence de que el otro le ama.

Fantasías permanentes de reencuentros y una recreación de los momentos vividos

Y, otra vez, quien está enamorado puede experimentar estas situaciones.

Pero, alguien con limerencia mantiene un carácter obsesivo y constante de fantasías con la persona amada.

Carencia de control emocional

Otro síntoma de la limerencia es la obsesión ansiógena de pensamientos distorsionados y de reacciones emocionales inestables que marcan emociones positivas y negativas de un momento a otro.

Idealización del ser amado

Este es el caso del conocido Don Quijote y su Bella Dulcinea, donde la persona la idealiza a tal grado que no ve defectos en el ser amado y no admite críticas de otras personas.

Ideas suicidas ante el rechazo

La limerencia lleva al paciente a pensar que la vida no tiene sentido alguno sin el ser amado, creando las ideas y el deseo del suicidio.

Depresión y ansiedad

La limerencia pone a la persona amada en un pedestal inexistente, imaginario y exagerado de pensamientos de perfección y amor eterno.

Esto afecta la autoestima y, a la larga, genera depresión.

¿Sientes alguno de los síntomas de la limerencia? Ven a consulta

La limerencia es muy diferente al enamoramiento natural que cualquier persona, incluso tú, puede pasar en alguna etapa de su vida.

Esta es obsesiva, exagerada, destructiva y negativa.

Por lo tanto, si sientes que padeces este trastorno, o conoces a alguien que está pasando por esta grave etapa, es necesario acudir a consulta psicológica para tratar la limerencia.

Ángeles Mérida Psicóloga

Licenciada en psicología por la Universidad de Málaga y amplia experiencia profesional. Especializada en terapia de parejas y otras áreas de psicología para adultos, niños y adolescentes. Número de colegiada AO10397.

Doctoralia | LinkedIN