¿Qué es la anhedonia?

que es anhedonia

La mayoría de las personas sentimos placer al realizar actividades que nos gustan. A unos por ejemplo les encanta caminar por la playa, a otros comer en su restaurante preferido, etc. Pues bien cada uno disfruta a su manera, y cuando una persona deja de disfrutar con cosas y actividades que antes le gustaban, se dice que sufre de anhedonia.

Nuestro cerebro segrega sustancias que envían mensajes al resto del cuerpo, y al hacer actividades que agradan, este proceso se enciende y se pone en marcha. Cuando se da la anhedonia, este proceso no tiene lugar, de manera que cuando una persona sufre de este síntoma, no existe ningún mensaje en el sistema de recompensa cerebral, ya que el mecanismo fisiológico está alterado.

La anhedonia se puede dar por muchas causas: depresión, ansiedad, duelo, trastornos alimenticios, etc., aunque no es una condición necesaria padecer un trastorno mental para sufrir anhedonia. Pero si es cierto que es un síntoma clave para diagnosticar un trastorno del estado de ánimo.

La persona que sufre este síntoma puede dejar de experimentar placer en todas las áreas de su vida o en alguna en concreto, aunque es más frecuente que afecte a la totalidad de las parcelas de la vida. Puede que no se sienta especialmente triste, o no posea un diagnóstico psicológico, porque se haya podido acostumbrar a ese estado, y no sea capaz de disfrutar demasiado con ciertas actividades con la que los demás si lo hacen. Es decir, a veces no existe un motivo para sentir anhedonia, necesariamente.

Causas de la anhedonia

Existen varias causas por las que una persona puede padecer anhedonia.

Desequilibrio hormonal: un desajuste en el sistema de recompensa cerebral, donde los neurotransmisores no se intercambien los niveles adecuados de sustancias, puede causar la anhedonia. El sistema de recompensa es el que nos aporta motivación a la hora de realizar una conducta, si realizamos una conducta y el sistema se activa, esa acción se quedará grabada como satisfactoria, y desearemos volver a repetirla.

Psicofármacos: aunque pueda parecer raro, algunos antidepresivos pueden causar anhedonia, al inicio del tratamiento, ya que causan en un principio una etapa en las que ciertas funciones se han de reajustar y se ven afectadas, como por ejemplo la disminución de la líbido. Algunos también son capaces de provocar efectos secundarios en los que el sistema de recompensa se ve afectado. También puede suceder un desajuste en las primeras etapas de toma del medicamento, hasta que el cuerpo y sus niveles se reajusten.

Eventos traumáticos: existen acontecimientos experimentados de forma muy traumática. Sobre todo aquellos recientes, que aún se encuentran en proceso de superación, o aquellos que han resultado ser muy negativos e impactantes. Este tipo de experiencias suele provocar anhedonia en la persona que los experimenta.

Enfermedades graves: Haber pasado por un proceso de evaluación, diagnóstico, intervención y tratamiento de una enfermedad grave, es muy duro, y durante él, es posible que se den síntomas de anhedonia de forma inevitable, ya que la incertidumbre de no saber el resultado del proceso por el que se está pasando es frustrante y muy negativo. Incluso una vez pasado todo este proceso, y ya en periodo de recuperación, la persona puede tardar un tiempo en volver a recuperar las ganas de volver a retomar actividades que le resultaban agradables anteriormente a todo el proceso.

Estas suelen ser las causas más comunes, pero existen muchas otras como por ejemplo sufrir abusos y/o negligencias, sufrir experiencias de cualquier tipo percibidas como intensamente dolorosas, trastornos alimentarios, altos niveles de estrés, etc., hay multitud de causas por las que una persona puede llegar a padecer este síntoma.

Tratamiento para la anhedonia

La sensación de anhedonia es algo que la mayoría de las personas hemos experimentado alguna vez. Todos tenemos días malos, y situaciones dolorosas a las que debemos hacer frente, y la anhedonia es una clara consecuencia de ello.

Si la frecuencia e intensidad del síntoma se vuelve constante y cada vez va a más, se debe consultar con un especialista de inmediato y tratarlo de forma adecuada.

El síntoma de anhedonia se puede manifestar en un área e ir avanzando hacia el resto de los ámbitos de la persona, llegando a interferir en todos los planos de la persona que lo padece.

El tratamiento psicológico más usado para abordar el síntoma de anhedonia es la terapia cognitivo conductual. Es importante hacer entender a la persona que la activación conductual no requiere de mucho esfuerzo, y nos permite obtener una apercepción de control sobre nosotros mismos.

También se pueden emplear medicamentos para ayudar a restablecer el equilibrio de los sistemas funcionales internos de la persona, pero pasado un tiempo, se deben hacer adquirido estrategias y recursos propios, ya que la toma de medicación debe ser temporal al menos como primera opción.

Normalmente la anhedonia es un síntoma que no aparece en solitario, sino que viene acompañado de muchas otras manifestaciones problemáticas, y suele tener una causa directa por la que aparece. Por tanto la identificación de la causa del síntoma es muy importante para el tratamiento, para poder abordar los síntomas consecuentes y mejorar el estado de la persona.

En la infancia suele darse la anhedonia en niños con diagnóstico de trastornos del estado de ánimo, como pueden ser depresión y bipolaridad, aunque en etapas tempranas de la vida la labilidad emocional es capaz de provocar con frecuencia este tipo de síntomas. Y si no se arregla, siempre llevaran a cuestas de manera cíclica esta sensación, pudiendo incluso empeorar con el tiempo. Es importante discernir cuando se puede estar dando algo patológico o algo más tendente a la excepcionalidad.

¿Qué debo hacer si siento anhedonia?

Si sientes que has perdido las ganas de hacer, de divertirte, de realizar actividades que anteriormente te gustaban y no sabes cómo arreglarlo debes consultar a un especialista.

A pesar de ser una sensación común, y que puede estar justificada por una causa coherente, se puede agravar impidiendo que vuelvas a disfrutar de la vida y de sus aspectos más positivos y divertidos.

No dudes en acudir a un psicólogo y contarle lo que sientes para eliminar tu frustración. Los profesionales de la salud mental están formados para mejorar los síntomas descritos. Todos en algún momento podemos sentir la sensación de anhedonia, es algo normal y bastante más cotidiano de lo que muchos creen.

La depresión y la anhedonia

Uno de los síntomas más característicos de los trastornos depresivos es la anhedonia. Se encuentra muy presente, impidiendo que la persona no desee hacer nada de todo aquello que le guste, y si lo hace se obliga a ello.

El interés y la motivación son condiciones importantes para la vida en general, a veces actúan de motor y de fuerza ante las adversidades, nos ayudan a superarnos, a crecer personalmente, a marcarnos retos, etc. Por eso cuando estos factores nunca han estado demasiado visibles o se observan muy poco en una persona, podemos entender que probablemente hay un trastorno del estado de ánimo, o puede haberlo en un futuro.

Por lo general, la vida nos pone a todos frente a situaciones en las que podemos sentir con cierta normalidad esta anhedonia, y eso se contempla como algo normal, siempre que tenga una causa justificada, la intensidad del problema siga el curso recomendado y el tiempo de duración sea razonable.

La activación conductual causa enormes beneficios fisiológicamente, así como a nivel cerebral. Una de las claves es no esperar a tener ganas de hacer ciertas actividades, sino empujarse a hacerlas, y comprobar que luego me sentiré mejor. La condición de querer puede más que el apetito por hacer, y al ser algo conductual, solo debo ordenar a mi cerebro que ordene a mi cuerpo que realice el movimiento. Primero hago y después me siento bien.

Estar con amigos y familiares, realizar actividades en grupo y divertidas, hacer ejercicio, rodearse de personas y animales de compañía y obligarse a hacer cosas que sabemos que en el pasado hemos disfrutarlo al hacerlas, son la mejor medicina para salir de la anhedonia, luchar contra ella y ganarle la batalla.

Consulta Angeles Merida, tratamiento de la anhedonia

Descubre como te podemos ayudar desde nuestra consulta en Málaga con tu problema de la anhedonia y muchos otros como la terapia en pareja en Málaga, la ansiedad, el estrés o el autocontrol. Ponte en contacto con nosotros si quieres más información sobre los tratamientos que ofrecemos.

Ángeles Mérida Psicóloga

Licenciada en psicología por la Universidad de Málaga y amplia experiencia profesional. Especializada en terapia de parejas y otras áreas de psicología para adultos, niños y adolescentes. Número de colegiada AO10397.