Síntomas de ansiedad y nervios

Síntomas de ansiedad y nervios

La ansiedad en uno de los trastornos psicológicos más escuchados en la actualidad. Las consultas de salud mental reciben un gran número de casos relacionadas con síntomas de ansiedad y problemas de nervios.

Conocida por muchos, por haber sufrido sus síntomas, hay gente que no la consideran un problema o simplemente se han acostumbrado a vivir con ansiedad de forma permanente. Pero la realidad es que la gran mayoría de personas es conocedora en primera persona de qué se siente cuando se tiene ansiedad.

La denominación  “problemas de nervios” es usada por muchas personas de forma coloquial para referirse a estos síntomas de ansiedad. Se suele decir “tomo medicamentos para los nervios” o “lo mío es de los nervios”. Esto es empleado por la sabiduría popular debido a que el síntoma más característico de la ansiedad y del estrés es una activación del sistema nervioso, y su manifestación principalmente, es que la persona se nota muy nerviosa, mucho más nerviosa de lo habitual.

Sentir ansiedad es parte del funcionamiento del cuerpo humano, es un mecanismo imprescindible para poder trabajar y realizar cierto tipo de tareas mientras no encontramos despiertos y activos. Entonces, ¿por qué se dice que puede ser mala o dañina? Un nivel adecuado de estrés es necesario y beneficioso, pero un nivel excesivo de estrés mantenido  en el tiempo, puede resultar muy dañino, tanto a nivel físico como mental.

Las preocupaciones, los miedos, las enfermedades físicas, los traumas, etc., hoy en día, se puede generalizar que casi cualquier circunstancia puede llegar a causar estrés y ansiedad, llegando a provocar un trastorno de ansiedad.

Ansiedad

La ansiedad se define como un fuerte sentimiento de miedo o inquietud. Puede ser una consecuencia del estrés, y sus síntomas suelen ser inquietud, temor, tensión, sudoración, aumento de frecuencia cardiaca, etc.

Estrés

El estrés se considera una reacción del cuerpo ante un desafío o una petición del ambiente, como por ejemplo tener un tiempo límite para entregar un trabajo. Puede ser causada por un pensamiento o una situación, y los síntomas se asemejan a los de la ansiedad, sobre todo a nivel físico.

Trastornos de ansiedad

Dentro de los Trastornos de Ansiedad, podemos encontrar un gran espectro y una gran variedad de alternativas. Todos ellos se asemejan en que el síntoma principal es la ansiedad, y en torno a ella giran el resto de síntomas. Los más comunes son: trastorno de ansiedad generalizada, fobias específicas y generales, trastorno obsesivo compulsivo, rumiación, pensamientos intrusivos, trastorno de pánico, trastorno de estrés postraumático, trastornos del estado de ánimo, etc.

El síntoma repetido en todas esas enfermedades es la ansiedad, de forma constante y muy intensa, llegando a dominar a la persona.

Predisposición genética

La predisposición genética junto con los antecedentes familiares, son características determinantes para que se dé un problema grave de ansiedad, o los síntomas se queden simplemente en manifestaciones pasajeras. Todos solemos padecer unos síntomas similares ante acontecimientos estresantes, como por ejemplo un exceso de trabajo, una ruptura complicada, un fallecimiento de un familiar, etc., pero una base genética que nos haga más sensible a ello, es un factor de alerta muy importante a tener en cuenta.

En ocasiones la predisposición genética no se conoce, si no se han realizado pruebas médicas concretas para saber de ello, pero si se puede saber si en nuestra familia ha habido casos de enfermedad mental, síntomas de ansiedad, trastornos psicológicos, etc., porque eso nos dirá si somos propensos a padecer enfermedades psicológicas, es decir, si tenemos más papeletas de que esos síntomas se den en nuestro organismo.

¿Qué función desempeña la ansiedad?

Sentir ansiedad de forma ocasional, es algo normal y parte del funcionamiento del organismo. Pero las preocupaciones intensas, excesivas  y prolongadas pueden llevar a padecer un trastorno importante de ansiedad. Lo que ocurre es que la persona no es capaz de razonar coherentemente acerca de su s miedos y se deja controlar por estos.

Esta ansiedad desmesurada llega incluso a impedir tareas cotidianas, pudiendo llegar a provocar otros trastornos. Lo que se siente bajo los síntomas de la ansiedad y el estrés es desproporcionado con el peligro real que pueden provocar esos miedos o temores. Se pueden empezar a notar estos síntomas desde una edad muy temprana, y si no se tratan, pueden ir a más. También pueden aparecer en la edad adulta, a consecuencia de crisis vitales y experiencias dificultosas.

Cuando se dice que existe un problema de nervios

Todos aquellos síntomas de ansiedad que perduren en el tiempo, no remitan y estén impidiendo la vida normal de la persona, causando molestias o alteraciones, se pueden englobar como problemas o trastornos de ansiedad, o como  comúnmente se suele decir, problemas de nervios.

Cansancio, fatiga, falta de sueño, problemas para dormir, sensación de poca energía, problemas gastrointestinales,  nauseas, irritabilidad, diarrea, vértigos, mareos, crisis nerviosas, ataques de pánico, sudor excesivo, incremento de la tasa cardiaca, tensión y dolor muscular, etc., pueden ir alternándose y acumulándose produciendo graves problemas en el día a día.

Los síntomas de la ansiedad se pueden notar a nivel fisiológico y cognitivo. Ambos son muy incapacitantes, aunque depende del grado en el que se manifiesten y la actitud y el afrontamiento de la persona que la padece.

Por qué se producen los síntomas de ansiedad

La ansiedad se puede dar por diferentes causas. Las enfermedades físicas suelen causas síntomas ansiosos, debido al dolor, la adaptación del diagnóstico, la incertidumbre acerca del futuro y de la salud, etc. Es muy normal que tras un diagnóstico de enfermedad la ansiedad y la depresión aparezcan de forma automática.

Situaciones de estrés muy intensas pueden generar síntomas de ansiedad, y a veces al desaparecer los estímulos que la crearon, se espera que desaparezcan dichas manifestaciones, pero a veces persisten, y lejos de desaparecer aumentan.

Episodios o situaciones a las que a todos nos cuesta adaptarnos son causantes de episodios de estrés y ansiedad.

No existe un número determinado de factores que causen ansiedad de forma aislada, sino que en realidad, todo puede llegar a desencadenar ansiedad, si bajo la percepción de la persona que lo sufre se contempla miedo o la sintomatología descrita.

El afrontamiento de la persona es determinante para que se den unos síntomas u otros, de forma pasajera o permanente o simplemente no surja ninguno.

Ángeles Mérida Psicóloga

Licenciada en psicología por la Universidad de Málaga y amplia experiencia profesional. Especializada en terapia de parejas y otras áreas de psicología para adultos, niños y adolescentes. Número de colegiada AO10397.

Doctoralia | LinkedIN