Ansiedad en Málaga

La ansiedad moderada es un mecanismo de alerta que nos ayuda a estar preparados ante situaciones de amenaza e incertidumbre y de este modo hacerles frente con éxito. Cuando se presenta una reacción de ansiedad muy intensa y con gran frecuencia, esta se convierte en una patología que debe ser tratada.

Síntomas de los trastornos de ansiedad

La ansiedad se presentará en el paciente mediante síntomas físicos y psicológicos que interferirán en su actividad diaria. Estos pueden ser muy variados, aunque existen características comunes, por eso es tan importante acudir a una terapia psicológica de ansiedad para reconocer a tiempo los síntomas y evitar de este modo, que la patología empeore.

Síntomas mentales: estado de preocupación, nerviosismo o tensión constante y en exceso son los más frecuentes. El paciente también puede mostrar dificultades para dormir y concentrarse, e incluso puede sufrir episodios de agobio, olvido e irritabilidad. Algunas personas tienen una sensación de peligro inminente.

Síntomas físicos: la ansiedad puede manifestarse en el paciente con pulsaciones elevadas, sudoración excesiva, tensión muscular o temblores. En algunos casos la ansiedad afecta al paciente con desmayos e indigestión.

Todos estos síntomas son variables según la persona, pueden comenzar en la infancia o adolescencia y seguir presentes hasta la madurez. Si sufres mareos, crisis de ansiedad y quieres aprender cómo combatir y controlar la ansiedad, pide cita con la psicóloga especialista en ansiedad en Málaga Ángeles Mérida.

ansiedad Malaga

Tipos de ansiedad que trabajamos en Málaga

Trastorno de ansiedad generalizada (TAD): Se trata de un estado de preocupación y nerviosismo crónico ante situaciones cotidianas, afectando negativamente a su actividad rutinaria.

Trastorno de estrés postraumático (TEPT): aquellas personas que sufren un gran impacto emocional y estresante tienden a desarrollar secuelas psicológicas. Los recuerdos negativos se almacenan y pueden aparecer de forma inesperada ante situaciones rutinarias, produciendo gran malestar en el paciente.

Trastorno de pánico: de manera espontánea, la persona experimenta falta de aire y una sensación de muerte inminente, a pesar de ser completamente consciente de sufrir miedo sin fundamento alguno. Conlleva cambios en su comportamiento habitual como seguir con su rutina.

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC): se trata de una patología muy corriente, por la cual el paciente tiende a realizar acciones involuntarias de manera compulsiva. El paciente intenta reducir las obsesiones que le provocan ansiedad y malestar con acciones reiteradas.

Trastorno fóbico: se presenta como el temor irracional a una actividad, objeto o situación. El paciente evitará a toda costa enfrentarse a este miedo. Se deberá profundizar en su tipología para determinar un tratamiento eficaz.