Depresión en Málaga

La depresión o trastorno depresivo mayor, es una alteración emocional que causa en el paciente un constante sentimiento de tristeza y pérdida de interés sobre cualquier actividad. Los síntomas de la depresión pueden verse reflejados con problemas físicos y emocionales, pues afecta directamente a los pensamientos, comportamientos y sentimientos de la persona.

Es normal sufrir épocas de mayor tristeza a lo largo de nuestra vida, además estas pueden ser positivas porque nos pueden hacer crecer como personas, sin embargo, cuando estos episodios de tristeza se hacen habituales o forma parte en la vida de la persona, decimos que padece depresión. La depresión es una enfermedad que debe tratarse a largo plazo, mediante visitas y tratamientos en la Consulta Psicológica Ángeles Mérida.

Tipos de depresión que trabajamos en Málaga

La depresión no afecta del mismo modo a todas las personas. A su vez, encontramos varios tipos de depresión y, dependiendo de cuál sufra el paciente, se aplicará un tratamiento u otro.

Depresión mayor: es el tipo de depresión más grave. Aparece como reacción a situaciones estresantes, como pueden ser la muerte de un ser querido, una ruptura o desempleo. Si el paciente no es tratado de forma eficaz pueden aparecer problemas más graves como la apatía extrema o la ideación suicida.

Distimia: también conocido como trastorno depresivo persistente. Esta patología evita el bienestar y funcionamiento normal del paciente. Además, síntomas como la melancolía, apatía o desesperanza se vuelven crónicos en la persona que sufre distimia.

Ansioso-depresivo: se caracteriza por mezclar episodios de ansiedad y depresión. Los síntomas, son moderados y se mantienen en el tiempo, es por ello que en ocasiones se confunde con el tipo de personalidad.

depresion Malaga

Depresión atípica: a diferencia de la depresión mayor, en la depresión atípica el paciente tiene una gran reactividad emocional a diversas situaciones, pudiendo mejorar su estado de ánimo ante sucesos que el paciente considere positivos. Es habitual el aumento de hipersomnia y apetito.

Trastorno depresivo estacional (SAD): sucede durante los cambios estacionales, dando su comienzo los meses de otoño e invierno, mientras que desaparecerá en primavera y verano. El paciente sufre unos cambios muy fuertes entre una etapa y otra. El paciente siente una somnolencia constante y desgana a realizar cualquier actividad.

Trastorno bipolar: se trata de una patología severa y no debe confundirse con un estado emocional inestable. El paciente sufre episodios graves de depresión y episodios de exaltación catalogados como maniáticos. Se caracteriza el estado de euforia, hiperactividad y actividades compulsivas.

Ciclotimia: el estado de ánimo del paciente es muy inestable, aunque los síntomas son más suaves a los del trastorno bipolar o ansioso-depresivo. En varios días el paciente puede sufrir cambios leves en el estado de ánimo.