Terapia de pareja en Málaga

¿Qué es la terapia de pareja?

La terapia de pareja en Málaga es un tipo de intervención psicológica, un recurso que ayuda a dar solución o encauzar los conflictos que puedan surgir en una relación.

Se tiende a pensar que la terapia de pareja es un tratamiento que solo se pone en marcha en parejas que están a punto de separarse, sin embargo, se trata de un recurso de gran utilidad para parejas que quieran mejorar y perfilar aspectos de su relación, como pueden ser la comunicación, frustración, insatisfacción o la resolución de conflictos.

Esta intervención psicológica será muy efectiva siempre y cuando los dos componentes de la pareja estén implicados con la terapia. En mi consulta psicológica realizaréis ejercicios para terapia de pareja en crisis en Málaga, en un espacio donde poder abordar los conflictos trabajando la comunión y el respeto.

Terapia de pareja Malaga

¿Cuándo acudir a terapia de pareja?

Normalmente, se acude a terapia de pareja cuando la situación se percibe como “difícil” de arreglar o sobrellevar, y se ha intentado solucionar por cuenta propia sin éxito.

Si tenéis problema en la pareja y no sabéis si es posible arreglarlo, os invito a contactar conmigo para que podamos hablar de vuestro caso y establecer el camino a seguir.

¿Para qué sirve la terapia de pareja que realizamos en Málaga?

Sin duda alguna, la terapia de pareja que hacemos en nuestra consulta de Málaga, ayuda a fortalecer la relación pues permite a cada conyugue a adaptarse a los cambios que surjan en la vida cotidiana usando técnicas de intervención, además de aprender a usar recursos para manejar con éxito distintas situaciones de convivencia o conflicto. También ayuda a dar solución a problemas a nivel individual y personal.

Favorece la solidez de la relación

Al mejorar la comunicación y la resolución de conflictos entre los componentes de la pareja, existen más posibilidades de reforzar los aspectos positivos de la relación, como consecuencia se establece una relación de cimientos sólidos.

Ayuda a resolver conflictos

La terapia de pareja es una intervención con gran éxito porque nos permite saber cuál es la mejor forma de reaccionar ante una discusión, detectando el conflicto, y por supuesto, evitando malas palabras y los malos gestos.

Promueve la empatía

Durante las sesiones de la terapia se refuerza una tarea crucial, que es la de ponerse en el lugar del otro. Fomentando la empatía conseguiremos que la pareja pueda valorar los esfuerzos que hace el uno por el otro.

Permite valorar los aspectos positivos

Una vez se ha reconocido la existencia del problema, se aplican técnicas que ayudan a solventarlo con éxito. Esto da mayor consciencia y valor a los esfuerzos que realiza la pareja en el día a día.

Proporciona beneficios a nivel individual

El bienestar físico y mental personal es crucial para la estabilidad y felicidad de la pareja. La terapia no solo aporta beneficios a nivel de la relación, sino que también los proporciona a nivel individual de cada uno de vosotros.

+ 0
Parejas tratadas
0 %
Parejas tienen problemas
0
Edad media de las parejas
+ 0
Problemas identificados

¿Queréis solucionar vuestros problemas de pareja?

Si estáis pasando por una mala racha o lleváis tiempo intentando dar solución a los problemas sin éxito, os invito a contactar conmigo. Juntos podremos encontrar el camino adecuado para vosotros como pareja.

Tipos de Terapia de pareja en Málaga

No todas las relaciones de pareja son iguales, en algunas el factor emocional es la raíz del problema mientras que en otras lo es el rol familiar, por eso se llevará a cabo una terapia de pareja u otra en función de la problemática de la que parten.

Terapia de pareja psicodinámica

En este caso, la relación se ve afectada por conflictos desarrollados durante la infancia. Como mecanismo de defensa se proyecta en el otro los miedos propios.

Terapia de pareja humanista

Esta terapia busca el desarrollo personal e individual potenciando sus virtudes para que la unión de la pareja sea más sólida.

Terapia de pareja cognitivo-conductual

Es la más recurrente pues se vincula a creencias, pensamientos y expectativas de uno de los componentes de la relación. Esta terapia se aplicará en aquellas relaciones en las que existe un control excesivo.

Terapia de pareja sistémica

La pareja es concebida como un intercambio de roles y normas en las que no se tienen en cuenta las necesidades de los dos miembros de la pareja, por lo que se genera sufrimiento que se solventará mediante técnicas de comunicación.

¿Qué debes saber antes de acudir a la terapia?

Deseo estar mejor conmigo y con mi pareja. Tras ir a terapia pretendo que por ejemplo las discusiones disminuyan y que sepamos gestionarlas mejor cuando ocurran, que no nos afecten tanto y que no influya en nuestro entorno, en nuestros hijos ni en nuestros amigos.

Quiero que no me afecte tanto lo que hacen los demás, lo que hace mi pareja, quiero sentirme más libre, y menos condicionada  por la conducta de los demás, por lo que digan de mí.

Quiero sentirme mejor y no tan mal por lo que diga mi familia política, aprender a relacionarme mejor con ellos.

Ser más feliz, estar más alegres, tanto yo como mi pareja, tanto yo como mi pareja, disfrutar más de estar con mi familia. Pasarlo mejor en el día a día, no estar tan amargado, llorar menos, etc.

La psicóloga estudia en profundidad el comportamiento humano y los factores que influyen en él, los aspectos más saludables para poder tener una vida plena, la inteligencia emocional como piedra angular del autoconocimiento.

A veces pensamos que somos raros y únicos al sentir aquello que no comprendemos o que nadie nos ha explicado por qué ocurre, pero la psicología cuenta con un gran bagaje en el que los datos demuestran patrones de conductas comunes y emociones que se repiten. Los estudios dicen que compartimos mucho más de lo que pensamos.

La psicóloga puede ayudarte a comprender mejor tu mundo y el de los demás, a que abandones cargas y responsabilidades que no son tuyas, a fluir, a conocerte en profundidad, a luchar por tus derechos, a no invadir los derechos de los demás, en definitiva, a vivir.

Una mente abierta y estar dispuesto a probar y a arriesgarse es fundamental.

Muchos de nosotros hacemos lo mismo durante años sin plantearnos otro camino, podemos actuar siempre del mismo modo sin cuestionarnos el beneficio o sin mirar otras opciones y esa actitud nos puede estar cerrando puertas. La psicóloga muestra un razonamiento profundo al porque actuamos de la forma en que lo hacemos y si se podría hacer de otro modo.

Muchos de los comportamiento que poseemos instaurados puede que sean aprendidos, y debemos valorar hasta que punto queremos ser así o lo tenemos grabados en el disco duro. Preguntarnos cuál es el margen de potencial de cambio que puedo tener para cambiar.

Descubrir como quiero ser, y cómo puedo llegar a ser así.

La terapia de pareja nunca va a empeorar la relación de pareja, por principios deontológicos principalmente.

Si tras la terapia se decide dejar la relación, puede que ésta haya ayudado a dar un paso que ambos miembros por si solos no eran capaces de tomar. Y a la larga era algo que sucedería, si o si, por aspectos de supervivencia.

La terapia de pareja se trata de resolver un problema o problemas  pero siempre partiendo de una relación sana, donde dos personas adultas e independientes desean estar juntas, y quieren solucionar ciertos aspectos en lo que no son capaces de ponerse de acuerdo.

La mayoría de las parejas quieren lo mismo pero no llegan a expresarlo del mismo modo, a eso ayuda la terapia de pareja, a que lo que desee cada uno se ponga sobre la mesa y sea entendido por ambos miembros.

Buscar ayuda indica madurez, deseo de querer arreglar un problema, iniciativa y humildad. Somos seres sociales, nos necesitamos los unos a los otros.

Cuestiona y pregúntate que quieres y cómo puedes llegar hasta allí, si no puedes aclararte buscar ayuda es lo más coherente que puedes hacer.

No es necesario que estés acudiendo a una psicóloga toda la vida. De hecho, la mayoría de las personas tras varias sesiones comienzan a ver cómo pueden ordenar su mundo emocional de forma clara y el profesional se convierte solo en una guía, a modo de una muleta cuando nos fastidiamos un tobillo. En última instancia solo el paciente decide que hacer, como hacerlo y porque.

Al principio si es conveniente que las sesiones sean más frecuentes, pero cada uno debe conocer su ritmo y sus necesidades, es algo que se ajusta entre el profesional y la persona que pide ayuda. Más adelante se suele hacer un seguimiento aumentando el intervalo entre las sesiones, y finalmente el alta.

La psicóloga te ayudará a descubrir estrategias, a aumentar competencias emocionales para poder soportar los aspectos más negativos y dolorosos de la vida, a conocerte, a descubrir lo que quieres.

No todos actuamos de la misma forma ante las mismas situaciones, y esto es porque no todos tenemos el mismo estilo de afrontamiento. Trabajarlo ayuda a frenar el golpe, a sufrir solo lo necesario, a comprender mejor nuestras emociones y a valorar las consecuencias de nuestros actos como responsables de ellos que somos.

problemas pareja

Reserva una cita para terapia de pareja en Málaga